“El poeta y el mundo”, Wislawa Szymborska

En recuerdo de Wislawa Szymborska, os queremos dejar un extracto del discurso que dió en su recogida al Premio Nobel de Literatura en 1996.

” […] La inspiración no es un privilegio exclusivo de los poetas o de los artistas en general. Hay, ha habido y seguirá habiendo cierto grupo de personas a las que toca la inspiración. Son todos aquellos que conscientemente eligen su trabajo y lo realizan con amor e imaginación. Se encuentra médicos así, y pedagogos, y jardineros, y otros en cien profesiones más. Su tra­bajo puede ser una aventura sin fin siempre y cuando sean capa­ces de percibir nuevos desafíos. A pesar de dificultades y fraca­sos su curiosidad no se enfría. De cada duda resuelta sale volan­do un enjambre de nuevas preguntas. La inspiración, sea lo que sea, nace de un constante “no sé”.

Personas como esas no hay muchas. La mayoría de los habi­tantes de esta tierra trabaja para ganarse la vida, trabaja porque tiene que trabajar. No son ellos mismos quienes con pasión eli­gen su trabajo, son las circunstancias de la vida las que eligen por ellos. El trabajo que no gusta, el que aburre, valorado sólo porque, incluso siendo desagradable y aburrido, no es accesible para todos, es uno de los peores infortunios humanos. Y no pare­ce que los siglos que vienen vayan a traer algún cambio feliz. Sigue leyendo